Conferencia Internacional de la World Employment Confederation

Nota informativa

La regulación debe garantizar una portabilidad de derechos que proteja a los trabajadores ante las nuevas formas de trabajo que están apareciendo con la digitalización.

  • La temporalidad tiene una función en la estructura productiva que puede controlarse a través de empresas muy reguladas como las ETT.
  • España está en un proceso de recuperación que debe aprovecharse para crear empleo, afrontar los retos de la digitalización y reducir la desigualdad.

Madrid, 7 de septiembre de 2021. – Hoy se ha celebrado en Madrid la segunda jornada de la Conferencia internacional de la patronal mundial del empleo World Employment Confederation – WEC Global, de la que forma parte Asempleo, su organización homóloga en España. Se celebra en formato híbrido para intercambiar experiencias y buenas prácticas entre profesionales y expertos de más de 20 países para afrontar la
digitalización en el ámbito laboral con garantías.

En la jornada de ayer se abordó el trabajo a través de las ETT. Para Andreu Cruañas, presidente de Asempleo, estas empresas están muy reguladas y son una garantía para garantizar derechos portables a los trabajadores y una forma de prevenir la economía sumergida.

Jordi García Viña, catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, puso sobre la mesa la situación de los jóvenes y el proceso preocupante que está produciendo la pobreza y los desequilibrios financieros en los sistemas de seguridad social. En este marco considera que la creación de empleo temporal es imprescindible y el empleo temporal es una herramienta interesante pues no es más precario que el indefinido. Coincidió con Cruañas en que debe garantizarse una portabilidad de derechos. Según dijo, las situaciones ilegales deben ser eliminadas y recordó que existen mecanismos para solventar problemas de ilegalidad y fraude gracias al dialogo social y negociación colectiva.

Miguel Rodriguez Piñero, catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad de Sevilla, añadió que las ETT son un elemento idóneo para solventar el problema de la economía sumergida. En su opinión, estas empresas se van a convertir en un acompañante de los trabajadores y empresas gracias a sus servicios integrales de asesoramiento etc. En concreto considera que el papel de las ETT en la reforma laboral es fundamental porque a pesar de todas las reformas, no ocupan aún el espacio que les corresponde a pesar de su capacidad para gestionar la temporalidad.

Antonio Golpe, Doctor en Economía por la Universidad de Huelva, coincidió en que la temporalidad es muy necesaria. Según dijo, puede ser un gran instrumento, si se canaliza a través de ETT, como herramienta contra el fraude y la economía sumergida. En este sentido incidió en que los derechos portables son la clave para ajustar una temporalidad y un mercado de trabajo más ágil y dinámico.

En el debate sobre las nuevas formas de empleo, Emilio Ontiveros, presidente de AFI, planteó que estamos en un momento de recuperación de la economía y en un entorno de transformación en el que se han replanteado conceptos como la globalización o el multilateralismo. La digitalización y la conectividad que conlleva está provocando cambios en la organización de las empresas y los procesos de decisión, que se están traduciendo en nuevas formas de trabajo. Advirtió de los riesgos que plantean las nuevas fases pandemia, la inflación y las tensiones geopolíticas.

Las nuevas tecnologías demandan nuevas habilidades, ha sustituido tareas rutinarias y ha tenido un efecto positivo sobre la calidad del empleo: seguridad en el trabajo, rentas, jornada laboral, seguridad contractual, diálogo social, adecuación del empleo a la formación, y relaciones en el trabajo. Con este planteamiento, Rafael Domenech, responsable del servicio de estudios de BBVA-Research resumió los principales cambios de la digitalización en el ámbito laboral.

Explicó que tenemos que trabajar en el ámbito educativo para prepararnos ante la disrupción digital; modificar la regulación del ámbito laboral para mejorar la flexibilidad de las empresas y la seguridad de los trabajadores; garantizar la competitividad de los mercados para que se siga creando empleo; Y crear una red de protección social eficiente para combatir la desigualdad.

Sara de la Rica, presidente de la Fundación ISEAK, explicó que hasta la pandemia, los colectivos más vulnerables eran los parados de larga duración, mayores de 45 años y con bajo nivel educativo. La pandemia ha vuelto a provocar la pérdida de empleo en jóvenes.

Sin embargo, los jóvenes son un colectivo ganador en el proceso de digitalización y los perdedores son mayores con dificultades a adoptar los cambios técnicos. Considera que las políticas activas de empleo, bien implementadas serán cruciales para estos colectivos.

Florentino Felgueroso, investigador de Fedea, recordó que las políticas deben estar orientadas más a las personas y no tanto a los puestos de trabajo. Interpelado por el papel de las ETT en este entorno, explicó que, por ejemplo, una de las consecuencias del Covid19 ha sido la congelación contractual, sin embargo en las ETT ha crecido exponencialmente. Según dijo, España tiene un sector de ETT muy consolidado, forman y orientan al trabajador para que luego se lo lleve la empresa y no están en el mercado negro sino en un ámbito muy
regulado. Por este motivo considera que en la nueva regulación deberían tener un protagonismo mayor, la temporalidad debe controlarse y encauzarse a través de estas empresas.

Sobre ASEMPLEO ASEMPLEO, Asociación de Agencias de Empleo y Empresas de Trabajo Temporal líder en nuestro país, se constituyó el 30 de enero de 2013 con el objeto fundamental de defender los intereses profesionales comunes del sector del empleo y promover su correcto desarrollo, velando por las buenas prácticas y el cumplimiento de la legalidad.

A few words about the article author